Como ya informamos del proyecto firmado entre Iberia y Alsa el pasado 20 de Enero “Iberia y Alsa – Proyecto para combinar avión y bus” el proyecto se ha materializado presentando el pasado Jueves Bus&fly, un producto que permite combinar en un único billete, los trayectos en autobús de ALSA a/desde diferentes provincias españolas con los vuelos internacionales de Iberia.

Según informaron ambas compañías en un comunicado “Bus&fly es el producto de intermodalidad más avanzado de Europa entre autobús y avión, ya que la compra del mismo puede realizarse a través de los sistemas globales de reservas que manejan las agencias de viajes de todo el mundo”.

Para el lanzamiento de del producto se han elegido cinco ciudades piloto: Albacete, Burgos, Lorca, Soria y Valladolid.

Cada año, más de 66.000 pasajeros se desplazan desde allí a la T4 del aeropuerto de Madrid para coger su vuelo y, a partir de ahora, las estaciones de autobuses de estas ciudades cuentan con un código IATA, que facilita su comercialización desde cualquier agencia de viajes, y les otorga a estas ciudades mayor presencia internacional y acceso a nuevos mercados.

Alsa ofrece diariamente más de 40 servicios de autobús que unen estas cinco ciudades y la T4 del aeropuerto de la capital española, donde los clientes del producto bus&fly podrán conectar con los cerca de 100 destinos internacionales de Iberia en Europa, América, África y Oriente Medio.

 

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

La CE propone reducir indemnizaciones por retrasos de vuelos

Bruselas se propone que el pasajero de avión llegue a su destino, aunque para ello tenga que perder algunos derechos de compensación respecto al modelo actual. La Comisión Europea ha presentado una propuesta para regular los derechos de los viajeros que refuerza su protección respecto al marco actual pero la reduce en un aspecto esencial: la indemnización a la que tienen derecho en casos de retraso del vuelo. Las compañías solo deberán compensar a los viajeros a partir de cinco horas de retraso, frente a las tres actuales.

El Ejecutivo comunitario presenta el proyecto como un gran logro porque pone sobre el papel algo que hasta ahora tenía únicamente el respaldo del Tribunal Europeo de Justicia: la compensación por retrasos. Todos los vuelos intracomunitarios que se tarden más de cinco horas en despegar respecto a lo previsto, así como los vuelos internacionales de menos de 3.500 kilómetros, darán derecho a indemnización. El objetivo es “dar a las aerolíneas un tiempo razonable para resolver el problema e incentivarlas a que el vuelo despegue, no solo a cancelarlo”, explica la Comisión. Fuentes de este departamento argumentan que en la actualidad las compañías tienen más incentivos a cancelar el vuelo si el retraso llega a tres horas que a intentar arreglar el problema, pues la fianza que tendrán que pagar al viajero es la misma y al cancelarlo se ahorran el combustible y todos los gastos asociados al servicio.

El texto, que tendrá que ser negociado con el Parlamento, pretende limitar la capacidad de interpretación que hasta ahora ha demostrado la justicia al interpretar los derechos del pasajero, así como los desembolsos a los que han tenido que hacer frente las aerolíneas con desastres naturales como la explosión de volcanes. La propuesta clarifica lo que se consideran “circunstancias excepcionales” que eximen a la compañía de hacer frente a esos gastos. Entre ellas figurarán los desastres naturales o las huelgas en general, pero no así la falta de personal de las compañías.

< |||| > 1 2 3 4 5