El billete más barato se puede adquirir por 23 euros, gracias a una oferta promocional que finaliza el domingo, mientras que los más caros sobrepasan los 600, lejos de los precios de las compañías de bajo coste, aunque la nueva aerolínea rechace ser incluida en esta categoría a pesar de que recurre a algunas de sus tácticas.

Los precios se dividen en función de tres clases: Express (la más barata), Turista y Business. La tarifa Express no incluye equipaje de bodega, sino solo un bulto de mano que pese diez kilos o menos y no permite elegir asiento sin pagar una cantidad adicional. Tampoco recoge el reembolso del precio del pasaje en caso de que sea necesario cancelar el viaje.

En una tabla comparativa con las compañías de bajo coste Ryanair, EasyJet y Vueling, la nueva filial de Iberia ofrece viajes a un precio menor en verano, aunque los costes se disparan a corto plazo. Entre los cuatro primeros destinos que oferta desde Madrid (Palma de Mallorca,Málaga, Alicante y Sevilla).

Con la llegada del mes de julio, mes que marca el inicio oficial de las vacaciones, la compañía de nueva creación rebaja los precios.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

El Parlamento Europeo pide que los escaneres en los aeropuertos sean voluntarios

La Comisión de Transportes del Parlamento Europeo ha aprobado un informe del eurodiputado popular Luis de Grandes en el que los eurodiputados defienden que la introducción de escáneres de seguridad en los aeropuertos europeos, actualmente en fase de ensayo en aeródromos como Schiphol o Heathrow, sea una medida “opcional” y “voluntaria”, tanto para las terminales como para los pasajeros.

Los eurodiputados rechazan en su informe que los escáneres corporales utilicen “tecnología de rayos X” como los ensayados en el aeropuerto londinense de Heathrow porque “científicamente está acreditado” que este tipo de tecnología “produce acumulación de radiaciones” y tienen un impacto negativo para la salud, a diferencia por ejemplo del sistema instalado en el aeropuerto de Ámsterdam con “ondas telemétricas no nocivas para la salud”, aunque no rechazan los rayos X para realizar controles de carga.

En su informe, defienden que los controles con escáneres de pasajeros sean “voluntarios”, dejan claro que no aceptarán “ningún tipo de discriminación, ni selección de perfiles” para seleccionar a los pasajeros controlados y piden que los que rechacen someterse al control por escáner puedan tener controles “alternativos”, aunque sean “más incómodos”, siempre que garanticen “los mismos términos de seguridad”.

No se tata de rebajar las medidas de seguridad“, ha explicado De Grandes en rueda de prensa tras la votación. “Los estados tienen derecho a implementar medidas más enérgicas, eficientes o más duras a su juicio, con independencia de las normas europeas. Aspiramos a que haya armonización y que todo el mundo acepte las normas estándar”, ha explicado el eurodiputado.

Los eurodiputados también han apostado por que los escáneres no puedan “acumular ningún tipo de dato” personal porque no podrán registrar “imágenes corporales” sino “muñecos o datos esquemáticos” de los pasajeros, garantizando así el derecho a la intimidad de los pasajeros.

Hay que armonizar la tecnología

De Grandes ha reconocido que los escáneres de seguridad “son innegablemente más eficaces que los actuales, que sólo detectan metales”, pero ha defendido la necesidad de “armonizar” la tecnología empleada en la Unión Europea y ha insistido en que la seguridad no se puede garantizar “a cualquier precio” y se deben apostar por medidas que respeten el principio de “proporcionalidad” frente al riesgo de atentado terrorista.

“La ciudadanía europea está dispuesta a sacrificar parte de su libertad si eso significa un aumento de la seguridad”, ha reconocido el eurodiputado. “Ese precio a pagar no lo pagará la salud ni los derechos fundamentales”, ha precisado sin embargo.

Control de líquidos
Respecto a los controles de líquidos en los equipajes de mano, que se establecieron como medida temporal tras frustrarse el intento de atentado terrorista en diciembre de 2009 en un vuelo con destino a Detroit, los eurodiputados respaldan que se ponga fin a esta prohibición “si es posible antes” del próximo 29 de abril de 2013, en línea con el reglamento comunitario que introdujo estos controles. “No después”, ha precisado.

Los eurodiputados justifican este rechazo a mantener las prohibiciones de llevar líquidos en envases superiores a los 100 mililitros en el equipaje de mano porque consideran que para dicha fecha existirá en el mercado “tecnología capaz de detectar los líquidos peligrosos” sin necesidad de tener que sacarlos del equipaje de mano.

En el informe, los eurodiputados no se pronuncian sobre el compromiso de eliminar las restricciones para introducir líquidos comprados en aeropuertos de terceros países “sin nuevos controles” durante escalas de vuelo en Europa para el 29 de abril de 2011, tal y como preveía el reglamento comunitario porque la Comisión Europea “no ha solucionado” la cuestión con terceros países como Estados Unidos.

< |||| > 1 2 3 4 5