El billete más barato se puede adquirir por 23 euros, gracias a una oferta promocional que finaliza el domingo, mientras que los más caros sobrepasan los 600, lejos de los precios de las compañías de bajo coste, aunque la nueva aerolínea rechace ser incluida en esta categoría a pesar de que recurre a algunas de sus tácticas.

Los precios se dividen en función de tres clases: Express (la más barata), Turista y Business. La tarifa Express no incluye equipaje de bodega, sino solo un bulto de mano que pese diez kilos o menos y no permite elegir asiento sin pagar una cantidad adicional. Tampoco recoge el reembolso del precio del pasaje en caso de que sea necesario cancelar el viaje.

En una tabla comparativa con las compañías de bajo coste Ryanair, EasyJet y Vueling, la nueva filial de Iberia ofrece viajes a un precio menor en verano, aunque los costes se disparan a corto plazo. Entre los cuatro primeros destinos que oferta desde Madrid (Palma de Mallorca,Málaga, Alicante y Sevilla).

Con la llegada del mes de julio, mes que marca el inicio oficial de las vacaciones, la compañía de nueva creación rebaja los precios.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

Las Lowcost cobran hasta por respirar, segun la OCU

La Organización de Usuarios y Consumidores (OCU) cree que viajar ‘low cost’ no es “tan barato”, y aunque han logrado que viajar en avión ya no sea “un lujo”, a su juicio “las compañías cobran hasta por respirar”.

   Debido a las próximas vacaciones de Semana Santa, la OCU ha elaborado una guía en la que recoge los gastos “extra” en los que se incurre cuando se compra un billete de avión en compañías de bajo coste.

   Entre los aspectos más destacados, la OCU destaca que al comprar el billetes por Internet y pagar con tarjeta, dependiendo del tipo sea, pueden llegar a cobrar hasta 10 euros adicionales.

   Además, para poder imprimir la tarjeta de embarque las compañías también añaden un precio extra, que además, en caso de olvidar dicha tarjeta, asciende a 40 euros por imprimirla en el aeropuerto.

   Otros aspectos como elegir asiento o entrar antes en el avión también suponen un coste adicional para el viajero, así como facturar la maleta, ya sea desde casa o en el aeropuerto, aunque las cantidades varían depende de si se hace en un lugar u otro.

   Por todo ello, la OCU ha indicado en la guía que “los abusos de las compañías pasan factura”, por lo que recomienda consultar en la página web de la aerolínea las condiciones, exigencias y limitaciones para evitar “sorpresas”.

   Asimismo, sugiere a los viajeros que no olviden imprimir las tarjetas de embarque, planificar “cuidadosamente” el equipaje y comprobar que las maletas y la bolsa de mano cumplen las medidas y el peso permitido por la aerolínea.

< |||| > 1 2 3 4 5