En la isla de Santa Helena, ubicada a 6134 km de Puerto Argentino; el gobierno de Cameron financia allí la construcción de una terminal aérea internacional.

A 5500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y 2800 al oeste de Luanda (capital de Angola), Gran Bretaña desempolva sus planes de crear un aeropuerto en la isla de Santa Helena, uno de sus territorios de ultramar. Esta será la alternativa de Londres frente a los vuelos que parten desde Punta Arenas (Chile) hacia las islas Malvinas.

El aeropuerto de Santa Helena -una isla mundialmente conocida por ser el lugar donde falleció Napeón Bonaparte- costará 314,6 millones de dolares y será íntegramente financiado por el gobierno de Gran Bretaña, según consigno la cadena BBC el 3 de noviembre pasado.

De hecho, tres días después de la firma del contrato (hace casi tres meses), medios estadounidenses ya mencionaban la posibilidad del puente áereo Santa Helena – Malvinas, a 6134 kilómetros de distancia que representan unas 7:40 hs de vuelo.
La empresa sudafricana de ingeniería Basil Read será la encargada de construir, administrar y operar la terminal aérea, la cual estaría lista en 2015 según las estimaciones preliminares.
De acuerdo al sitio web oficial del (futuro) aeropuerto, la terminal tendrá una posta de 2250 metros de largo que permitirá el aterrizaje de aviones de la talla de los Airbus A320 y Boeing 737-800 (con capacidad de hasta 200 pasajeros cada uno).
Los habitantes de Santa Helena (6500 aproximadamente) se verán beneficiados por este emprendimiento, que será fuente de ingresos por mayor flujo de turistas y creará empleos directos. Esta isla recibe anualmente desde Londres un presupuesto cercano a U$S 30 millones.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

American Airlines en quiebra por reorganización aumenta sus numeros rojos

AMR, la empresa matriz de American Airlines (AA) y American Eagle, ha anunciado unas pérdidas netas de 2.000 millones de dólares (1.536 millones de euros) en 2011, año en que anunció su quiebra, unos ‘números rojos’ que cuadruplican la cifra del ejercicio anterior, cuando la empresa norteamericana perdió 471 millones de dólares (-362 millones de euros).

La compañía ha explicado que, aparte de la “situación extraordinaria de su reorganización”, el principal causante de estos resultados negativos ha sido la subida del precio del carburante, que ha supuesto para sus aerolíneas pagar por barril hasta un 30% más con respecto al año anterior.

SUSPENSION DE PAGOS.

El grupo estadounidense se acogió finalmente el pasado 29 de noviembre y de manera voluntaria al capítulo 11 de la Ley estadounidense de Bancarrotas, por la que sus dos aerolíneas se declararon formalmente en suspensión de pagos.

La compañía justificó entonces que esta decisión se producía “con la intención de conseguir una estructura “más competitiva en los costes y en su deuda” y por “el interés y el bien de sus accionistas”.

Asimismo, el grupo estadounidense subrayó que durante este “proceso de reorganización”, las dos aerolíneas continuarán operando con “completa normalidad”, tal y como prevé la norma estadounidense.

La compañía aérea es socia de la aerolínea española Iberia en la alianza OneWorld y cuenta con presencia en más de 50 países.

< |||| > 1 2 3 4 5