En la isla de Santa Helena, ubicada a 6134 km de Puerto Argentino; el gobierno de Cameron financia allí la construcción de una terminal aérea internacional.

A 5500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y 2800 al oeste de Luanda (capital de Angola), Gran Bretaña desempolva sus planes de crear un aeropuerto en la isla de Santa Helena, uno de sus territorios de ultramar. Esta será la alternativa de Londres frente a los vuelos que parten desde Punta Arenas (Chile) hacia las islas Malvinas.

El aeropuerto de Santa Helena -una isla mundialmente conocida por ser el lugar donde falleció Napeón Bonaparte- costará 314,6 millones de dolares y será íntegramente financiado por el gobierno de Gran Bretaña, según consigno la cadena BBC el 3 de noviembre pasado.

De hecho, tres días después de la firma del contrato (hace casi tres meses), medios estadounidenses ya mencionaban la posibilidad del puente áereo Santa Helena – Malvinas, a 6134 kilómetros de distancia que representan unas 7:40 hs de vuelo.
La empresa sudafricana de ingeniería Basil Read será la encargada de construir, administrar y operar la terminal aérea, la cual estaría lista en 2015 según las estimaciones preliminares.
De acuerdo al sitio web oficial del (futuro) aeropuerto, la terminal tendrá una posta de 2250 metros de largo que permitirá el aterrizaje de aviones de la talla de los Airbus A320 y Boeing 737-800 (con capacidad de hasta 200 pasajeros cada uno).
Los habitantes de Santa Helena (6500 aproximadamente) se verán beneficiados por este emprendimiento, que será fuente de ingresos por mayor flujo de turistas y creará empleos directos. Esta isla recibe anualmente desde Londres un presupuesto cercano a U$S 30 millones.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

París – una ciudad de ensueño en bici

De “la Ciudad de las Luces” a “la ciudad más romántica del mundo”; París ha recibido varias e impresionantes denominaciones a lo largo de su larga y rica historia, y atrae a millones de viajeros cada año.  Hay una multitud de cosas que ver y hacer en París, e incluso con un presupuesto ajustado se puede conocer en profundidad esta fascinante y pintoresca ciudad.

Llegar al y del aeropuerto
El aeropuerto de París Charles de Gaulle es la primera imagen de París que muchos viajeros ven y, francamente, la mejor manera de disfrutar este abarrotado e incómodo aeropuerto es saliendo de él.  Encontrará oficinas de cambio cerca de las áreas comerciales de la ciudad y en los propios hoteles, pero cambiar algo de efectivo antes de abandonar el aeropuerto es normalmente una buena idea.

Abundan los taxis en el aeropuerto, pero los altos precios y el terrible tráfico hacen que tomar los trenes de cercanías y la excelente red de metro se conviertan en una opción más rápida y asequible.

Los trenes de cercanías (RER) van del aeropuerto a múltiples estaciones en París, y parten cada 8 minutos y cuestan 8.50€.  Tenga en cuenta que las máquinas de autoventa sólo aceptan tarjetas con chip (si la suya no funciona, tendrá que pagar en monedas, no billetes; o resignarse a esperar en lo que probablemente será una larga cola para pagar en ventanilla)

No se pierda…

• Gánele la partida al tráfico alquilando una bici Vélib
• Pruebe las especialidades locales:  caracoles y ancas de rana
• Pasee entre sus altas catedrales e impresionantes museos
• Visite el Marais – uno de los barrios de París más antiguos y a la vez más a la última
• Compre pan fresco, queso y carne en un auténtico mercado.

Moviéndose por París
Los trenes tardan unos 30 minutos en llegar a París y ofrecen fáciles conexiones con el sistema de metro que permite llegar a cualquier lugar de reunión u hotel de la ciudad.   El propio sistema de metro es famoso por su velocidad y eficiencia, con frecuencias de línea de entre 5 y 10 minutos en casi todas las líneas.  Las líneas están codificadas por colores y se identifican por números o por estaciones de término.

Los billetes de metro se pueden comprar en cualquier parada y cuestan sólo 1.60€ aunque comprando un abono de 10 billetes conseguirá un descuento (11.40€) es una buena opción para la mayoría de los viajeros.  Los billetes se pueden usar ilimitadamente en la red de metro por un periodo de 2 horas.

Si quiere hacer algo de ejercicio, considere la opción de ver París en bici.  La ciudad cuenta con bastantes carriles-bici panorámicos bien conservados.  Además subirse sobre dos ruedas le evitará las frustraciones y confusiones del tráfico local.  Puede encontrar estaciones de alquiler de bicicletas con el nombre de Vélib por toda la ciudad, donde tras pagar un depósito de seguridad puede alquilar una bici por una irrisoria cantidad.

Pero…  ¡atentos!, por cada 30 minutos de uso de una bici Vélib la tarifa aumenta, por lo que tendrá que llegar a su destino y devolver la bicicleta enseguida.  Por otra parte, puede alquilar una bici de la concejalía de transportes.  Roue Libre, Les Halles ó Mondétour ofrecen alquileres por días por unos 10-20€.

< |||| > 1 2 3 4 5