En la isla de Santa Helena, ubicada a 6134 km de Puerto Argentino; el gobierno de Cameron financia allí la construcción de una terminal aérea internacional.

A 5500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y 2800 al oeste de Luanda (capital de Angola), Gran Bretaña desempolva sus planes de crear un aeropuerto en la isla de Santa Helena, uno de sus territorios de ultramar. Esta será la alternativa de Londres frente a los vuelos que parten desde Punta Arenas (Chile) hacia las islas Malvinas.

El aeropuerto de Santa Helena -una isla mundialmente conocida por ser el lugar donde falleció Napeón Bonaparte- costará 314,6 millones de dolares y será íntegramente financiado por el gobierno de Gran Bretaña, según consigno la cadena BBC el 3 de noviembre pasado.

De hecho, tres días después de la firma del contrato (hace casi tres meses), medios estadounidenses ya mencionaban la posibilidad del puente áereo Santa Helena – Malvinas, a 6134 kilómetros de distancia que representan unas 7:40 hs de vuelo.
La empresa sudafricana de ingeniería Basil Read será la encargada de construir, administrar y operar la terminal aérea, la cual estaría lista en 2015 según las estimaciones preliminares.
De acuerdo al sitio web oficial del (futuro) aeropuerto, la terminal tendrá una posta de 2250 metros de largo que permitirá el aterrizaje de aviones de la talla de los Airbus A320 y Boeing 737-800 (con capacidad de hasta 200 pasajeros cada uno).
Los habitantes de Santa Helena (6500 aproximadamente) se verán beneficiados por este emprendimiento, que será fuente de ingresos por mayor flujo de turistas y creará empleos directos. Esta isla recibe anualmente desde Londres un presupuesto cercano a U$S 30 millones.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

Renfe – Convocada huelga 26 y 29 sep

   CC.OO. ha convocado a los trabajadores de Renfe a secundar paros parciales los próximos días 26 y 29 de septiembre en contra de la reorganización de la división de Mercancías y de la apertura al capital privado de sus nuevas filiales, informó el sindicato.

   Los paros del día 26 serán de dos horas de duración y tendrán lugar entre las 7.00 y las 9.00 horas y entre las 20.00 y las 22.00 horas. Para la jornada del día 29, la convocatoria es de cuatro horas (entre las 11.00 y las 15.00 horas y entre las 18.00 y las 22.00 horas).

   El sector ferroviario de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO. considera que el plan de “segregación y privatización” que, en su opinión, Renfe está acometiendo en la división de Mercancías “perjudica la situación laboral de los trabajadores y constituye un espejo en le que se pueden mirar otras actividades ferroviarias.

< |||| > 1 2 3 4 5