En la isla de Santa Helena, ubicada a 6134 km de Puerto Argentino; el gobierno de Cameron financia allí la construcción de una terminal aérea internacional.

A 5500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y 2800 al oeste de Luanda (capital de Angola), Gran Bretaña desempolva sus planes de crear un aeropuerto en la isla de Santa Helena, uno de sus territorios de ultramar. Esta será la alternativa de Londres frente a los vuelos que parten desde Punta Arenas (Chile) hacia las islas Malvinas.

El aeropuerto de Santa Helena -una isla mundialmente conocida por ser el lugar donde falleció Napeón Bonaparte- costará 314,6 millones de dolares y será íntegramente financiado por el gobierno de Gran Bretaña, según consigno la cadena BBC el 3 de noviembre pasado.

De hecho, tres días después de la firma del contrato (hace casi tres meses), medios estadounidenses ya mencionaban la posibilidad del puente áereo Santa Helena – Malvinas, a 6134 kilómetros de distancia que representan unas 7:40 hs de vuelo.
La empresa sudafricana de ingeniería Basil Read será la encargada de construir, administrar y operar la terminal aérea, la cual estaría lista en 2015 según las estimaciones preliminares.
De acuerdo al sitio web oficial del (futuro) aeropuerto, la terminal tendrá una posta de 2250 metros de largo que permitirá el aterrizaje de aviones de la talla de los Airbus A320 y Boeing 737-800 (con capacidad de hasta 200 pasajeros cada uno).
Los habitantes de Santa Helena (6500 aproximadamente) se verán beneficiados por este emprendimiento, que será fuente de ingresos por mayor flujo de turistas y creará empleos directos. Esta isla recibe anualmente desde Londres un presupuesto cercano a U$S 30 millones.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

Renfe obtiene beneficios por primera vez

Renfe alcanza por primera vez en 2010 la rentabilidad de sus servicios comerciales (AVE y Larga Distancia) sin aportación pública del Estado
• El área de Alta Velocidad-Larga Distancia gana 2,5 millones de euros, un resultado que mejora en 27,3 millones el ejercicio anterior.

Renfe Operadora ha cerrado 2010 con un resultado positivo de 2,5 millones de euros para sus servicios comerciales, Alta Velocidad y Larga Distancia (AV/LD). El total de ingresos fue de 1.108 millones de euros, suponen un crecimiento del 0,7% sobre los obtenidos en el año 2009. El total de gastos operativos ascendió durante el ejercicio 2010 a 941 millones de euros, lo que supone una reducción del 2,5% respecto al año 2009.

Gracias en parte a un plan de austeridad y contención del gasto, la empresa ha alcanzado la rentabilidad en esta área por primera vez, precisamente en el año en que la normativa europea acababa con las subvenciones para los servicios ferroviarios considerados comerciales y no de “obligación de servicio público”. Enmarcada en este plan, la empresa decidió integrar el año pasado todos los servicios de viajeros en una única Dirección General, lo que redujo el número de altos cargos de dirección y se puso en marcha un plan de ahorro generalizado.

Rentabilidad sin subvención pública

Estas cifras respaldan la gestión de Renfe Operadora para unos servicios comerciales que, por normativa europea, se rigen por criterios de competencia y que quedan excluidos de los servicios ferroviarios susceptibles de recibir ayudas del Estado por compensación de pérdidas según estipula el Reglamento europeo 1370/2007.

< |||| > 1 2 3 4 5