En la isla de Santa Helena, ubicada a 6134 km de Puerto Argentino; el gobierno de Cameron financia allí la construcción de una terminal aérea internacional.

A 5500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y 2800 al oeste de Luanda (capital de Angola), Gran Bretaña desempolva sus planes de crear un aeropuerto en la isla de Santa Helena, uno de sus territorios de ultramar. Esta será la alternativa de Londres frente a los vuelos que parten desde Punta Arenas (Chile) hacia las islas Malvinas.

El aeropuerto de Santa Helena -una isla mundialmente conocida por ser el lugar donde falleció Napeón Bonaparte- costará 314,6 millones de dolares y será íntegramente financiado por el gobierno de Gran Bretaña, según consigno la cadena BBC el 3 de noviembre pasado.

De hecho, tres días después de la firma del contrato (hace casi tres meses), medios estadounidenses ya mencionaban la posibilidad del puente áereo Santa Helena – Malvinas, a 6134 kilómetros de distancia que representan unas 7:40 hs de vuelo.
La empresa sudafricana de ingeniería Basil Read será la encargada de construir, administrar y operar la terminal aérea, la cual estaría lista en 2015 según las estimaciones preliminares.
De acuerdo al sitio web oficial del (futuro) aeropuerto, la terminal tendrá una posta de 2250 metros de largo que permitirá el aterrizaje de aviones de la talla de los Airbus A320 y Boeing 737-800 (con capacidad de hasta 200 pasajeros cada uno).
Los habitantes de Santa Helena (6500 aproximadamente) se verán beneficiados por este emprendimiento, que será fuente de ingresos por mayor flujo de turistas y creará empleos directos. Esta isla recibe anualmente desde Londres un presupuesto cercano a U$S 30 millones.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

IAG no renovara la flota de aviones de Iberia

IAG, el ‘holding’ que agrupa a British Airways (BA) y Vueling, comprará un total de 98 aviones a los fabricantes Boeing y Airbus, unos pedidos que le supondrán una inversión de 16.522,8 millones de dólares (más de 12.250 millones de euros) para renovar la flota de la británica y la aerolínea catalana, según las estimaciones del grupo aéreo. Pero ninguno de estos aviones ira para Iberia.

IAG (Iberia, British Airlines, American Airlines)

Ambas propuestas fueron aprobadas por los accionistas convocados en Madrid a una junta extraordinaria, a la que concurrieron representantes del 58% del capital social, y pese a las numerosas intervenciones de varios accionistas que reprocharon a la ‘cúpula’ de IAG aparcar a Iberia de la compra de aviones e incluso, a su primer ejecutivo, Willie Walsh, no intervenir pese a sus declaraciones en prensa.

Mientras transcurría la junta, más de un centenar de trabajadores de Iberia protestaban a las puertas del hotel Meliá Barajas, donde tenía lugar, una manifestación contra el desmantelamiento de la aerolínea, convocada por los sindicatos minoritarios.

Para Iberia, IAG se ha asegurado opciones para la compra de hasta 44 aviones de nueva generación, propuesta no sometida a votación, que podrían ser destinados a la renovación y crecimiento de su flota a largo plazo.

“Estos pedidos demuestran una vez más los beneficios que la fusión proporciona a todas nuestras aerolíneas, ya que como parte de las órdenes de British Airways y de Vueling también hemos podido asegurar opciones para las tres compañías del grupo, incluida Iberia”, defendió el presidente de IAG y de Iberia, Antonio Vázquez.

En referencia a Iberia, Vázquez explicó que dichas opciones permiten “preparar el camino y contar con las opciones que la compañía puede precisar en el futuro para relanzar su flota”, lo que dependerá, apuntó, de que “Iberia sea capaz de alcanzar una base de costes competitiva”. “Iberia tiene futuro, pero para ello necesita continuar con el plan de transformación”, incidió.

Preguntado durante las intervenciones de accionistas por las ocho opciones de aviones A330 para Iberia, que vencerán próximamente, Vázquez indicó que “aún no se han tomado una decisión”.

En cuanto a las negociaciones con sindicatos, confió en poder alcanzar un acuerdo con los sindicatos con el fin de alcanzar los niveles de productividad y eficiencia que permitan a Iberia volver a ser competitiva y rentable”.

Concretamente, para renovar la flota de BA, el grupo aéreo comprará 18 aviones Boeing 787 y 18 aeronaves A350 de largo radio, con opciones para otros 18 aviones A350, además de hasta 32 A350-900 y hasta 12 aviones 787-9 para Iberia, opciones adicionales que tampoco se sometieron al voto de los accionistas.

IAG destinará este último ‘macropedido’ a reemplazar 30 aviones Boeing 747-400 entre 2017 y 2013 de la flota de British Airways, que proveerán “eficiencias significativas en el coste unitario del combustible” y reduciendo en un 75% los niveles de ruido en los principales aeropuertos donde opera.

 

< |||| > 1 2 3 4 5