El Shinkansen o tren bala japonés estrenó hoy su último modelo, un silencioso y aerodinámico Hayabusa que, teñido de verde, rosa y blanco, es capaz de alcanzar 300 kilómetros por hora en apenas seis minutos.

Su debut reunió hoy a una multitud de entusiastas en las dos estaciones que unen a Tokio y Aomori (norte de Japón), con una distancia de 714 kilómetros que el nuevo tren recorre en tres horas y diez minutos.

Con un morro de quince metros, similar al frontal de un torpedo, el Hayabusa (halcón peregrino) es un compendio de tecnología de vanguardia, como un sistema que lo hace bascular y mantener los 270 kilómetros por hora en las curvas.

Es el más estable, rápido y silencioso de los Shinkansen japoneses, que en sus 46 años de existencia nunca han sufrido un accidente mortal y cuya demora media es inferior a un minuto.

Desde su inauguración el 1 de octubre de 1964, cuando la alta velocidad era un concepto casi utópico en Europa o Estados Unidos, el Shinkansen apenas ha sufrido incidentes, a pesar de que Japón es un país proclive a terremotos y tifones.

Este “Halcón Peregrino” es el último producto de la ingeniería japonesa aplicada al ferrocarril, resultado de diez años de investigaciones.
Circula a 300 kilómetros por hora durante gran parte del trayecto pero, gracias a una suspensión de última generación, es capaz de reducir el balanceo y las vibraciones.

Un revestimiento especial en cada uno de sus diez vagones lo hace además más silencioso, al igual que la aerodinámica de su morro, destinada a amortiguar los ruidos de entrada y salida de los túneles, así como las fuertes ráfagas de viento del norte de Japón.

El nuevo modelo ha abandonado los colores azul y blanco que tradicionalmente han identificado al Shinkansen para teñirse de verde turquesa en la parte superior y blanco en la inferior, con una línea rosada de separación.

Como alegoría de los árboles de hoja perenne ha justificado la compañía ferroviaria japonesa la elección del verde, mientras la designación del blanco es en alusión a las nubes, según JR East.

Una portavoz de esa compañía aseguró a Efe que su interés es atraer, además de a los japoneses, a los turistas extranjeros, entre quienes el tren bala goza de una gran popularidad.

Su debut hoy en la estación de Tokio se vio, no obstante, un tanto oscurecido por la caída a la vía de un pasajero que obligó a retrasar en siete minutos su salida, prevista para las 8.12 hora local (23.12 GMT del viernes), si bien no hubo que lamentar daños.

Unas 1.500 personas se agolparon en la enorme estación tokiota para el estreno del Hayabusa, cuyo primer billete se había vendido en subasta por 385.000 yenes (3.350 euros, 4.680 dólares), cuando una butaca de primera clase de un único sentido cuesta 26.360 yenes (230 euros, 320 dólares).

Además del Green Car o primera clase de los Shinkansen, el Hayabusa incluye el más exclusivo GranClass, un vagón con 18 asientos reclinables de cuero -frente a los 80 de turista-, que se asemeja a la clase preferente de las aerolíneas.
El Hayabusa es la serie E5 del Shinkansen y desde 2013 está previsto que alcance los 320 kilómetros por hora, un récord en el transporte terrestre en Japón.

Gracias a ello recortará 49 minutos a las 3 horas y 59 minutos que hasta ayer tardaban los otros trenes bala en cubrir el trayecto entre las estaciones de Tokio y Shin-Aomori, en el extremo norte de la isla de Honshu.

Eso a pesar de que la velocidad no es la gran apuesta de las compañías ferroviarias niponas, pues ya cuentan con un proyecto de tren de levitación magnética, denominado Maglev, cuyos primeros viajes se esperan para 2030.

Con el Maglev, los 550 kilómetros entre las dos grandes ciudades del país, Tokio y Osaka, estarán a solo una hora de distancia en tren, hito que los japoneses aguardan con fervor para dar nuevas pruebas de su avanzada tecnología.

CLÁUSULA DE PRIVACIDAD: En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, sus datos no serán utilizados para enviar correos electrónicos no solicitados ni serán facilitados a terceros .

Dejar comentario

*

Iberia – Primer Restaurante con 8 estrellas del mundo

Paco Roncero, Ramón Freixa, Toño Pérez y Dani García responsables de la nueva oferta gastronómica de Iberia.

Ocho Estrellas  y doce Soles trabajarán durante los próximos dos años en un nuevo concepto de comida de avión, alejado de tópicos y consagrado al mejor producto español.

“Cambiar el actual modelo de cocina a bordo”, este es el objetivo que se ha propuesto la compañía aérea líder entre Europa y Latinoamérica, y lo hará a través de un comité culinario de élite formado por el madrileño Paco Roncero (alma mater de La Terraza del Casino), el catalán afincado en Madrid Ramón Freixa (al frente de Ramón Freixa Madrid), el cacereño Toño Pérez (de Atrio) y el malagueño Dani García (chef del restaurante Calima en Marbella), que aportarán su talento a la nueva cocina de Iberia. Todos ellos tienen 2 Estrellas Michelín y 3 Soles en la Guía Repsol.

Originarios de cuatro comunidades autónomas y cada uno de ellos con su estilo único y personal, los máximos representantes de la alta cocina española ya trabajan codo con codo en una nueva propuesta gastronómica para las clases Business de Iberia que ha visto la luz el pasado 01 de junio en los vuelos intercontinentales y, más adelante, en todos los viajes nacionales e internacionales.

El cambio será paulatino y avanzará hacia un modelo diferente, más allá del menú de pasta, carne y pescado y acorde con las exigencias del público actual. Una oferta pensada para sorprender al viajero, basada en las excelencias de la dieta mediterránea y adaptada a la forma de comer del siglo XXI que, como reza el eslogan de la campaña, convertirá al avión de Iberia en “el único restaurante del mundo con ocho estrellas”

  Iberia se convierte ahora en la primera compañía, no sólo de Europa sino a nivel mundial, que se preocupa por romper definitivamente con la idea de que no es posible comer bien a 30.000 pies de altura. Para ello ha contratando por un mínimo de dos años, a cuatro asesores gastronómicos que suman un total de ocho estrellas Michelín y doce soles en la Guía Repsol, entre otras distinciones.

La selección se hará a través de cartas con Jurados formados, básicamente, por los 4 cocineros. La oferta se irá adaptando a las demandas del viajero hasta llegar a un modelo en el que no faltarán los productos estrella de la dieta mediterránea en estado puro, presentados de una forma atractiva y lúdica “que va a sorprender”.

 Mucho más que nuevas recetas: la labor de este dream team no sólo pasa por revisar “lo que se ofrece” sino también “el cómo se ofrece”. La composición de los platos, la vajilla y, sobre todo, el servicio de la comida “es casi tan importante o más que la calidad de la misma; un ritual que hace que el acto gastronómico sea, más que una necesidad, una experiencia hedonista, única e inolvidable.”

< |||| > 1 2 3 4 5